Miércoles, 30 Mayo 2018 00:00

Comerciantes del mercado de Unare denuncian complicidad estatal en las mafias de alimentos

 
Valora este artículo
(2 votos)
“Aquí todos saben dónde está la mafia. El mercado de Chirica está controlado por ellas” “Aquí todos saben dónde está la mafia. El mercado de Chirica está controlado por ellas” FOTOS WILLIAM URDANETA

“El pueblo clama un proceso de saneamiento en todos los mercados municipales del país, y que saquemos esposadas a todas las mafias”. Con estas palabras, el presidente Nicolás Maduro ordenó la toma de los mercados, a quienes esta vez les ha tocado asumir el señalamiento por la perenne crisis económica que se ha vuelto una referencia obligada en el discurso oficial.

El primer mandatario atribuyó los altos precios de los productos de la canasta básica a mafias que controlan los establecimientos, las cuales pretende controlar por medio de un centro nacional de mando, liderado por la Misión Abastecimiento Soberano. Sin embargo, los locatarios tienen claro quiénes son los culpables.

“Aquí todos saben dónde está la mafia. El mercado de Chirica (San Félix) está controlado por ellas y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) las acompaña”, denunció el dueño de un puesto de verduras y vegetales en el mercado de Unare, el cual prefirió no identificarse para evitar represalias por parte de grupos irregulares y las autoridades que los respaldan, como asegura que ha ocurrido con otros compañeros que han protestado por los ‘bachaqueros’ y especuladores asociados con la guardia.

Durante la mañana de este miércoles, el alcalde del municipio Caroní, Tito Oviedo, aseguró que desde horas de la madrugada se comenzó a trabajar para la intervención integral del mercado municipal de San Félix, junto con órganos de seguridad locales, con el fin de “limpiar” la entidad de vendedores irregulares y proteger al pueblo de la guerra económica.

¿Pero cuántos comerciantes comunes y honrados se verán afectados por la supuesta política de saneamiento mientras que los implicados continúan impunes?

Distorsión del mercado

El locatario del puesto, de origen colombiano, admite abiertamente su simpatía por los planteamientos ideológicos del gobierno venezolano. Alega que todo en el mundo se mueve por intereses económicos y por eso potencias como Estados Unidos subyugan a aquellos con menos recursos. Sin embargo, su perspectiva cambia al momento de hablar sobre el trato a los comerciantes y la corrupción dentro de los organismos del Estado.

“El problema con la reestructuración es que siempre hay una parte que no cumple. En Colombia, el banco central les daba préstamos a los comerciantes y ellos estaban obligados a pagar. Aquí, todos los gobiernos hacen borrón y cuenta nueva (…) Los funcionarios son cómplices”. De igual forma, criticó la distorsión del mercado que existe por la variación de precios y porcentajes ocasionados por la escasez de efectivo y la proliferación de los puntos de venta.

El vendedor, al igual que muchos otros, trabaja con el punto de otro negocio, ya que se le hace imposible adquirir uno nuevo con precios que rondan los 300 y 600 millones de bolívares. No contar con uno implica perder ventas en una situación ya precaria, en la que se le dificulta incluso llevar la comida a su casa para un plato de almuerzo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Gobernación pretende suplantar mercado de Chirica con uno nuevo en avenida Cisneros

barra 4naranja220

Debacle social propicia condiciones para otro 'Caracazo'

barra 4naranja220

Deterioro de la red estatal de alimentos profundizó la escasez y propició el ‘bachaqueo’ en San Félix

barra 4naranja220

 

Sin embargo, asegura que se sostiene de las formas que puede conseguir y que, dentro de todo lo malo, el mercado de Unare continúa siendo sano en comparación con la calle y otros centros de compras. “Aquí estamos bien. El desastre está allá afuera con las mafias y el efectivo”.

‘Huequitos’ en peligro

“Ellos (el gobierno) nunca se meten con los de la mafia. Se meten es con los ‘huequitos’ (…) Si vinieran por la ley, sería mejor, pero no es así”, asegura Beatriz Campos, quien maneja un puesto de venta de carne, huevos y otros productos de primera necesidad.

Su mamá fue la dueña del local antes que ella, desde la fundación del mercado, por lo que ha sido la principal fuente de sustento para su familia desde que tiene uso de razón, pero la crisis nacional y la hiperinflación ha hecho que su subsistencia sea una batalla cuesta arriba.

“La última vez que pude vender un cartón de huevo fue el domingo y ya no sé cuándo el proveedor me va a volver a traer. La última vez que compré la caja estaba en 19 millones de bolívares y ahora dicen que va a venir en 24 millones por los nuevos billetes (…). A uno lo llaman ladrón, pero no saben cuánto cuestan las cosas”.

Al igual que el locatario anterior, Campos ratifica que las verdaderas mafias de los alimentos están localizadas en el mercado municipal del San Félix y son custodiadas por los mismos guardias, quienes se ven beneficiados por estas alianzas clandestinas. Ella no tiene miedo: tiene las facturas de la mercancía y puede probar que ni siquiera le gana un 30% al momento de venderla. Estar en regla implica la disminución del presupuesto familiar.

“Afuera (en los bachaqueros y otros mercados) eso es horrible ¿Por qué no van para allá? (…) Esto ha sido duro para todos, pero seguimos para poder comprar la comida para la casa”.

Visto 3561 veces Modificado por última vez en Miércoles, 30 Mayo 2018 17:49

Después de paralizarse por 48 horas, los maestros lograron que el gobernador se sentara con ellos este jueves en la mañana, y disc...

Sutrapuval entregó una solicitud de aumento del bono de alimentación por falta de comedores a Bs. 500 mil diarios, pero no ha reci...

Los trabajadores aprovecharon la ocasión para solicitarle al presidente de Sidor la reactivación del centro de equinoterapia, impo...

En todas las industrias, el ajuste del salario 16,5% por encima del ingreso mínimo nacional no genera diferencias notables en el p...