La variación de precios desaceleró de 233,3% en septiembre a 148,2% en octubre. “Es la peor hiperinflación registrada por país alguno en periodo de 12 meses consecutivos”, destacó, sin embargo, el diputado Ángel Alvarado.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La voraz inflación en Venezuela se desaceleró en octubre a 148,2%, anunció este miércoles la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, que sostuvo que pese al repliegue el país se mantiene en hiperinflación debido a la inacción del gobierno de Nicolás Maduro. Un mes antes, en septiembre, la variación de precios había sido de 233,3%, el registro más alto del 2018.

“Es muy difícil mantener una hiperinflación de 200 y pico por ciento permanentemente y ustedes dirán pero todos los días aumenta y sí, todos los días aumenta, esta vez 148%. Seguimos en hiperinflación”, resaltó el presidente de la Comisión de Finanzas del Poder Legislativo, Rafael Guzmán.

       
Tras dos meses con variaciones superiores al 200%, la inflación se desaceleró en octubre a 148,2%

La desaceleración, explicó, se debe a la baja del consumo por el aumento de precio de los alimentos en 86,4%, frente a un 150% en septiembre. “Teniendo ese peso tan importante en la ponderación, nos da esa cifra, pero seguimos en hiperinflación y el Gobierno no toma ninguna medida que sirva a los venezolanos para salir de esta tragedia y que vean en un futuro cercano cómo se le puede poner un torniquete a la inflación”, reiteró.

Con la variación de octubre, la inflación anualizada (octubre 2017-octubre 2018) se ubicó en 833.997% y la acumulada (enero-octubre 2018) en 287.623,9%. Los números, cuando faltan dos meses para que finalice el 2018, hacen presumir a los parlamentarios que la inflación superará la proyección del Fondo Monetario Internacional que estimó una variación de precios de más de un millón por ciento, al cierre del año.

“Es la peor hiperinflación registrada por país alguno en periodo de 12 meses consecutivos”, destacó el diputado y economista Ángel Alvarado a través de su cuenta en la red Twitter, en la que mostró un ranking de las peores hiperinflaciones en 12 meses seguidos con Venezuela a la cabeza, seguida por el Congo (1994), Bolivia (1985), Armenia (1994), Perú (1994), Angola (1990) y Ucrania (1996).

Guzmán insistió en que hay forma de salir de la intensa hiperinflación si se toman medidas en la administración transparente de los recursos públicos, si se desmonta el control de cambio y se devuelve la autonomía al Banco Central de Venezuela (BCV), si se reestructura la deuda y se atraen capitales extranjeros. “Eso lo hemos anunciado durante años desde la Asamblea Nacional”, apuntó.

Hiperinflación presionará al Gobierno de cara a 2019

El economista y director de la firma especializada Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, destacó durante el Foro Perspectivas 2019 que apenas el país atraviesa la etapa intermedia de un periodo hiperinflacionario que presionará enormemente al Gobierno de cara a 2019.

“El Gobierno enfrentará un déficit de divisas cercano a los dos tercios de los ingresos esperados, por lo que se prevé dentro de los escenarios que continúe el ensayo y error en política económica mientras la hiperinflación se agudice”, advirtió, reseña una nota de prensa de Ecoanalítica.

Indicó que las sanciones impuestas por Estados Unidos a las transacciones de oro de Venezuela sí tienen un peso importante para el Gobierno, por lo cual apostarán a una nueva arquitectura financiera, a fin de mitigar ese impacto. “En los regímenes democráticos, los ciclos hiperinflacionarios son más cortos y desencadenan cambios de gobierno, mientras que en esquemas autoritarios, los ciclos se hacen más largos y solo provocan un reacomodo de la facción gobernante”, dijo.

Oliveros destacó aspectos importantes a tener en consideración para lograr sobreponerse a los efectos de la hiper: “En materia empresarial planificar un día a la vez, optimizar los procesos y garantizar la buena remuneración del talento humano”.

Sugirió aprovechar el efecto de las remesas, que se potenciará el próximo año, así como el diferencial existente entre divisas del mercado al menudeo y divisas en mercados corporativos, pues según sus propias palabras es un dólar barato que aún no ha sido indexado a la inflación.

Template by JoomlaShine