La falta de mantenimiento pauperiza la oficina del Distrito Sanitario N° 2 (Caroní) del estado Bolívar.  Paredes sucias, filtraciones y moho en las paredes forman parte de la fachada del organismo de sanidad ubicado en San Félix.

Autoridades sanitarias de la Gobernación de Bolívar incumplen con la entrega prometida para el pasado 31 de octubre. Los afectados protestaron exigiendo el único tratamiento que les salvará de morir de malaria, pero nadie ofrece soluciones.

En respuesta a una manifestación en el ambulatorio de Manoa, en San Félix, para exigir medicinas contra la enfermedad, funcionarios del Ministerio de Salud aseguraron que los fármacos escasearon en los últimos 15 días porque están varados en aguas internacionales. Obvian los burócratas que desde enero de 2016, los guayaneses protestan por la misma razón y que, por ejemplo, esta semana tres personas murieron en Pozo Verde por la enfermedad.

Los pacientes de los centros de Core 8, Los Olivos, Castillito y Unare enfrentan no solo sus enfermedades, sino el precario equipamiento de estos centros de atención primaria, sin contar otros detalles, como la ausencia de aires acondicionados o la maleza en los alrededores. Todo esto tiene como consecuencia la sobredemanda que tiene el Uyapar, principal hospital de Puerto Ordaz, a diario colapsado por una razón principal: la desatención gubernamental.

Los dos decesos, ocurridos la semana pasada en el Hospital Raúl Leoni de San Félix, elevan a 23 las muertes maternas en Ciudad Guayana en 2017.

Uno de los fallecimientos estuvo vinculado a complicaciones del paludismo que padecía la embarazada. Este hospital, principal centro asistencia de San Félix, padece la misma escasez de medicamentos anti maláricos de la región.

El Instituto de Salud Pública (ISP) ordenó reservar el medicamento primaquina solo para pacientes nuevos de paludismo. A quienes reinciden en la enfermedad le dan tratamiento solo para tres días, y luego deben hacerse la prueba nuevamente para recibir el resto, gestión para la que tampoco hay microscopistas ni reactivos suficientes.

Habitantes de la vía a El Pao cerraron el trayecto a la altura del kilómetro 17. Esta es la parroquia de Ciudad Guayana más afectada por la malaria, según el Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud.

Las informaciones y conjeturas sobre el caso han disparado la angustia en las mujeres de Ciudad Guayana. Todas se afincan en un punto común: el descontrol sanitario del Estado.

En Mundo de Sonrisas, lugar del operativo masivo el pasado fin de semana, remitían a los pacientes a los ambulatorios de la ciudad: Unos estaban cerrados y, en otros, no había vacunas sino para el próximo lunes.

Miércoles, 27 Enero 2016 00:00

Ambulatorio de Manoa tiene 21 días sin agua

El servicio de laboratorio está suspendido por la falta del servicio. Trabajadores atienden como pueden a los pacientes, sin tener baños disponibles para el público o para el personal.

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...