Opinión
Rafael Marrón González

Rafael Marrón González

Coteja los errores de la historia nacional con lo que considera los descalabros de hoy en día en Venezolanidad.

 |  Martes, 11 Septiembre 2018 00:00

La primera relación de Bolívar con el periodismo fue en Inglaterra donde publicó una carta en el Morning Chronicle del 5 de septiembre de 1810, en la cual el futuro Libertador se hace pasar “por un español de Cádiz dirigiéndose a un amigo suyo en Londres”. 

Una leyenda enseñada en las clases de historia y repetida hasta casi convertirse en realidad, cuenta que en su viaje de Barcelona a Angostura, Bolívar fue atacado en el sitio de Quiamare y según esa tradición, salvó la vida gritando órdenes a un inexistente batallón que hizo presumir a los atacantes una fuerza superior, pero la realidad la narra el oficial realista F. Montenegro Colón en carta enviada a Francisco Javier Yanes.

La historia militar de Simón Bolívar, como Jefe Supremo de la Guerra de Independencia Suramericana, puede resumirse en veintiocho campañas, entre los años finales de 1812 y finales de 1824, todas estratégicamente diseñadas por él, aunque las acciones específicas estuvieran dirigidas por sus subalternos.

Bolívar estaba consciente del error cometido al aceptar la dictadura, y aunque apelara también al argumento de “salvar la patria”, así lo expresa en junio de 1828: “Para salvar la Patria, he debido ser un Bruto, y para contenerla en una guerra civil, debería ser un Sila. Este carácter no me conviene; antes perderé todo, la vida misma”.

Tres veces escapa el genio de América a la muerte decretada por la traición. La primera en Jamaica, el 10 de diciembre de 1815, cuando un negro llamado Pío, de diecinueve años y que estaba con él desde los diez u once, apuñaló dos veces a José Félix Amestoy que se había quedado dormido en la hamaca que solía usar el Libertador, mientras lo esperaba por instrucciones para un viaje a los Cayos.

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana.

 Estados Unidos mostró total indiferencia por la suerte de la América Hispana y Bolívar, como Libertador, fue duramente atacado por la prensa de esa nación.

Conmemoramos los 235 años el nacimiento de la figura histórica (tan estudiada, tan malinterpretada y tan manida) de Simón Bolívar con el escrito del profesor Rafael Marrón González.

Bolívar sí presenció la coronación pero confundido entre el público, y posteriormente diría: “Desde ese día lo considero un tirano deshonesto”. Y más tarde: “Desde que Napoleón se coronó a sí mismo, su fama me parece el reflejo del infierno”.

Bolívar inmediatamente solicita dispensa de amonestaciones por la necesidad de viajar urgentemente y el 26 de mayo de 1802 celebra el ansiado matrimonio en la capilla de San José, y otorga a la novia como regalo de bodas: “...cien mil reales de vellón... para que los reasuma y goce como caudal propio...”. 



Página 1 de 28

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...