Opinión

Hay quienes explican esta presencia de protagonistas escritores como resultado de ciertos avatares sociales y económicos ocurridos en el ochocientos | Foto cortesía Jesús Hurtado | José Nava | El Estímulo
Hay quienes explican esta presencia de protagonistas escritores como resultado de ciertos avatares sociales y económicos ocurridos en el ochocientos. Ya no existe el mecenas que solicita obras por encargo, trabajo que permitía a los creadores la subsistencia económica; ahora deben luchar por ganar la atención de un público masivo y anónimo que compra libros, revistas y periódicos.
Desde hace muchos años se sabe que habitamos un país de pinga, laxo hasta lo increíble, donde la coima y todo su protocolo acuoso levantó de la modestia a mucho inescrupuloso y malviviente.
García siempre tiene una as en la manga: ni se fugó ni esperó a que lo metieran preso ni al show: eligió la alternativa de preso político y que se arreglen los gobiernos de Perú y Uruguay.
Estos veinte años se sucedieron como un largo periodo de polarización, división social, improvisaciones e ineficiencia de gestión, autoritarismo y persecución, que aún se mantiene a pesar del estado agónico del régimen.
El tipo de tesis que la MUD y su sociedad civil, ahora disfrazadas de frente amplio, no pueden asumir porque ellos forman parte de ese sistema clientelar de partidos que, junto al régimen chavista, hay que liquidar.
Template by JoomlaShine